Aaaaargh!

No es fácil hacer buenos coches hoy en día. Nunca lo ha sido, pero con las crecientes normativas medioambientales por encima, incluso de los criterios técnicos de cómo hay que diseñar un automóvil, hacen que la llegada al mercado de este nuevo Suzuki Swift sea un pequeño milagro.

Prueba y fotos: Fernando González Ferreira. @FUR_R

No es un modelo nuevo, más bien un restyling del anterior Swift Sport, con una pequeña «mochila medioambiental» en forma de un sistema de 48 voltios que le convierten en un Mild Hybrid o Hibrido ligero.

Ligero hasta en la hibridación.

Sí, los escapes son de verdad.

Teniendo en cuenta que el Swift ya era uno de los modelos con mejor relación peso/potencia de su segmento (y de algún segmento más), ¿Le hacía falta al Swift Sport ( a secas) un sistema de hibridación ligera? Con poco más de una tonelada de peso y unos consumos ridículos para su nivel de prestaciones, que rondaban los 6.5 litros a los 100 en condiciones reales, creo firmemente que no.

Pero yendo más atrás en el tiempo, ¿Le hacía falta a aquella versión de 136 cv. atmosférica un turbo? Con su gloriosa zona roja a 8.000 vueltas, pues creo que tampoco.

Pero sin dejar de valorar aquella inocencia y exuberancia sonora del Swift de 4ª generación, el nuevo chasis Heartec junto con el nuevo motor turbo, sin duda hizo del Swift Sport un coche mejor. Tan fantástico al volante como el anterior, pero más usable para el día a día.

La duda es si este Sistema híbrido de apenas 13 cv. y 53 Nm extra y 0.38 Kwh de batería es capaz de repetir lo que le hizo el turbo en su día y mantener esas sensaciones al volante a la vez que mejorar su uso cotidiano sin apenas inconvenientes.

¿Mejor?

No verás cables naranjas.

Naturalmente que se nota diferencia en el uso cotidiano de este Sport Hybrid. En primer lugar porque los consumos mejoran, ¿Cuánto? pues depende. Porcentualmente, algo, en términos absolutos , poco. Me explico.

El anterior motor (digo anterior, aunque es el mismo con una gestión electrónica y pequeños ajustes que lo hacen más frugal) consumió durante la semana de pruebas 6.0 L/100km. Con el Swift Hybrid terminamos la semana con 5.7 l/100km. Vale la pena todo este sistema para 0.3 l/100 km de ahorro? … ¿o deberíamos decir 5% de ahorro? porque bajar un 5% en algo que ya consume poco es una muy buena noticia.

Al sistema híbrido hay que sumarle esos cambios en la electrónica del motor térmico que rebajan su potencia para que el total disponible sumando los dos motores, el térmico y el eléctrico no cambien. Gracias a ello, se pueden conseguir consumos por debajo de 5 litros a los 100 en trayectos favorables. (4.7 más concretamente en mi recorrido habitual de 20 km) y eso no lo podía hacer el Swift Sport «a secas», por lo que el sistema híbrido no genera una bajada de consumo espectacular, pero sí lo hace más sensible a una conducción ECO.

Muy Swift

Es difícil saber cuánto de motor térmico y cuanto del discreto eléctrico de 10 kw intervienen cuando aplastas el acelerador. Si nos fijamos en el display de flujo de energía y sobre todo, de la capacidad de retención cuando carga la batería, el aporte eléctrico se nota. No hay lag, pero sí un cuentavueltas lleno en todo su recorrido, por lo que no tendrás que abusar del cambio (si no quieres).

Puedes pensar que para ese viaje no hacen falta alforjas y que los sistemas de hibridación son un «quitamultas» como los cascos abiertos de los vespinos ebn los 80´s. Pero si obtienes ventajas en agrado de uso y consumos a cambio de 50 Kg. extra de peso (y aún así te quedas en 1020 kg) y sin perder ni un litro de maletero, pues ni tan mal.

Solamente con esto ya se podría afirmar que el Swift Sport Hybrid, es más apto para el día a día, reduce el consumo y encima te otorga las ventajas de mostrar el distintivo medioambiental ECO en tu parabrisas.

No me grite, señora!. Que soy ECO.

Pero. ¿Y las sensaciones?

A pesar de tener un 0-100km/h más lento que el anterior Swift de 140 cv., El nuevo conjunto híbrido sorprende con in empuje impetuoso y unos medios brillantes. Además, la actuación del motor eléctrico como “rellenado de huecos” hace que incluso en sexta a 1.500 rpm (menos de 80 por hora) consiga ganar velocidad sin bajar marchas.

No te fíes de la zona roja que se dibuja sobre las 6.200 vueltas, porque corta inyección mucho antes, pero aunque no es necesario apurar tanto. De hecho llegarás rápido a esa zona, porque la caja tiene un grupo cerradísimo para un coche como este.

A 90 por hora en sexta ya vas por encima de las 2000 rpm, lo que te permite ir casi siempre en sexta, pero penaliza mucho dos cosas, el consumo en autopista y ese 0-100 en 9.1 seg. Quizás en parte se deba a la necesidad de alcanzar los 100 km/h en tercera velocidad pero sobre todo a la nueva gestión electrónica que obliga la cruel normativa de emisiones. Y digo cruel por la manera de ensañarse con los coches pequeños, pero esa ya es otra historia.

El palito de la alegría.

El Swift siempre ha sido un coche muy comunicativo y lo sigue siendo a nivel de caja de cambios (manual de 6 vel.) como de frenos, muy enérgicos al sumar los notables discos ventilados en el eje delantero y macizos detrás y la retención eléctrica. He echado un poco de menos una dirección más directa e incluso algo más dura para ir acorde a la tremenda capacidad de paso por curva. Un paso que a pesar de ser aplomado mantienes la velocidad, es capaz de responder a cualquier insinuación del acelerador abriendo o cerrando la trayectoria, lo que le convierte en un coche tan ratonero como noble.

La amortiguación es firme pero no seca. Es sorprendentemente cómoda con guardias dormidos pero más que suficiente en apoyos fuertes enlazando curvas. Ventajas de un peso contenido que resta trabajo a muelles y amortiguadores.

¿Seguro que es seguro?

Si a la maniobrabilidad y respuesta de un coche ligero, le unes la puesta a punto de este modelo Sport y le sumas una asistencia a frenado de emergencia con mucho alcance, y el funcionamiento del asistente de ángulo muerto, que es realmente preciso y alerta muy pronto, el Swift Sport Hybrid se puede considerar muy seguro. Este nuevo modelo no ha sido testado todavía por Euroncap , pero sí por JNCAP (su prima japonesa) con un resultado de 5 estrellas.

Es seguro.

Don´t crack under pressure.

…Y las pegas.

Si tenemos que buscarle pegas se las encontraremos, como a cualquier otro coche. Hay algún detalle como la posición del acelerador, que siempre me ha parecido un poco alto, y que en conducción deportiva obliga a levantar más el pie de lo necesario al cambiar de marcha para que no se acelere mientras tienes pisado el embrague.

Una característica que ya había notado en otros Swift con otras motorizaciones. También puede llegar a llamar la atención el sonido del motor, con un sonido agudo, como de compresor volumétrico que acompaña al propio del 4 cilindros.

Todo en su sitio

A todo ello te acostumbras en poco tiempo, pero lo que «No te perdonare jamás … Suzuki, JAMÁS». es que el sistema de Start Stop vuelva a arrancar el motor tras aparcar, después de haber engranado punto muerto, puesto el freno de mano, Y enconces, justo, justo antes de pulsar el botón del contacto para apagar el coche, te lo vuelve a arrancar, y pasa en mas modelos, así que , aviso de punto fácil de mejora por parte de la marca.

Pero hay una última pega, que hay que tener en cuenta. El Suzuki Swift Sport Hybrid tiene un precio de 21.680 € contando las ayudas (pero sin necesidad de financiación) y es unos 2.000 € más caro que la versión térmica. Recuperarás la inversión de tener una Etiqueta ECO? De momento es difícil, pero quién sabe en un futuro si las cosas se siguen poniendo difíciles para los pequeños deportivos.

Pase al fondo, abuela.

Cliente Objetivo.

Si te gustaba el Swift Sport atmosférico, por su sonido y estirada pero reconoces que el modelo con turbo lo mejoraba en todo lo demás, olvida que esta versión es un poco más lenta en el 0-100, porque a cambio recibes un coche que es más respetuoso con el medio ambiente, más utilizable tanto en el día a día como en los años que nos esperan,  y sobre todo, (y a pesar de todo), tan Swift Sport como los anteriores.

Deja un comentario